Enfermera de anestesia, la gran desconocida

La anestesiología es la especialidad  que se dedica a la atención y cuidado global del paciente quirúrgico antes, durante y después de la intervención. Además, esta especialidad incluye otras áreas de actuación que van más allá del quirófano, entre las que están el tratamiento del dolor y el manejo de cuadros clínicos críticos. A pesar de ser una de las especialidades más importantes también es una de las más desconocidas.

Departamento de Comunicación

“¡Hola!,  ¿es usted la médico qué me va a operar? No, soy la enfermera que le va a cuidar”, esta pregunta es muy común cuando el paciente está esperando para entrar en el quirófano, y la respuesta también es, en ocasiones, muy sorprendente para el paciente.

El anestesiólogo es un médico pero siempre trabaja junto a él una enfermera de anestesia. En España no existe esta especialidad pero sí estudios de Máster en enfermería de anestesia y reanimación.

Sin duda, un gran muro con el que chocan las enfermeras que trabajan en esta especialidad, tal y como asegura Marilo Gómez, enfermera de anestesia del equipo de quirófano del Hospital Son Espases “Verge de la Salut”, y vocal de la Asociación Española de Enfermería de Anestesia-Reanimación y Terapia del Dolor.

“Las enfermeras que trabajan en anestesia deberían ser especialistas pero nos consideran polivalentes mientras esto siga así nunca llegará la enfermera de anestesia como especialidad”.

La enfermera de anestesia ha de tener en su perfil unas habilidades, actitudes y conocimientos, que le permitan dar asistencia en las diferentes áreas de trabajo que le son propias ( sala de partos, áreas de exploración no invasiva, unidades de cirugía mayor ambulatoria, quirófanos, unidades de recuperación post-anestésica, unidades de reanimación post-quirúrgica, clínicas del dolor y unidades de dolor agudo) y otras donde su ayuda experta puede ser de vital importancia (equipo de parada o equipo de emergencias) puesto que tendrá conocimientos avanzados sobre técnicas y situaciones especificas ( vía aérea, parada cardiorespiratoria).

“El desempeño de ésta figura enfermera dentro y fuera del área quirúrgica, para lograr una máxima rentabilidad, a de estar en una relación enfermera-paciente óptima y hepática, esto lo posibilita la posesión y contemplación de sentimientos, actitudes y conductas. Cuando hablamos de enfermera en el ámbito de quirófano, el poco tiempo de contacto con el paciente y la conciencia o inconsciencia de éste, no nos exime de la calidad de esta relación, “explica Marilo.

Las enfermeras de anestesia, son, por tanto, los profesionales que dan apoyo en el pre, intra y postoperatio, “compartimos con el anestesiólogo tareas y actividades, pero en ningún caso lo sustituimos. Proporcionamos cuidados especializados en un equipo interdisciplinar de enfermería, dando así una atención integral al paciente, centro de nuestra actuación”.

Recepción del paciente

Los pacientes que van a ser sometidos a intervenciones quirúrgicas, experimentan sentimientos de temor y ansiedad producidos por su propio proceso así como por la preocupación familiar y social; se encuentran en un ambiente extraño, siendo sus necesidades físicas y psicológicas importantes, todo esto ha de tenerse en cuenta en la recepción del paciente y en todo el proceso quirúrgico.  “Cada paciente es diferente y debe ser tratado de manera individual, siempre tratamos al paciente como nos gustaría ser tratados”.

De esta manera Marilo comenta que al paciente se le despoja de su ropa, se le pincha, se le invade su intimidad, “nada más que recibe agresiones por este motivo nosotras intentamos que se sienta como en casa no es un número no es una pieza es una persona. Tenemos que hacer que sonría, es importante”.

Por eso es vital la bienvenida del paciente al quirófano, “lo primero que hacemos es identificarnos con nuestro nombre y decirle: “-Hola soy Marilo su enfermera, quien le va a cuidar”. Debemos tranquilizar con la palabra y tener además de los cinco sentidos, dos más; el sentido común y el sentido humano”.

Reconocimiento

Desde el IBSALUT se impulsó hace unos años un proyecto para definir la figura de la enfermera de anestesia que se realizó entre los hospitales de Son Dureta (ahora Son Espases), Manacor, Inca y Son Llatzer, fue una experiencia muy enriquecedora y en que se obtuvo un “manual balear de la enfermera de anestesia”

Pero además, hace un par de meses se impartió un curso para la enfermería de anestesia en el Hospital Universitario Son Espases, a través del EBAP, dónde no sólo se trató la parte técnica sino también la parte de cuidados y la humanización de los mismos, “es importante recordar que detrás de cada suero que se infunde, cada respirador que se conecta, cada monitor que se apaga; detrás de cada catéter Swan-Ganz que se coloca o cada tubo que se retira, detrás de todo esto, está el trabajo de seres humanos que trabajamos con personas, no con máquinas, cuya principal prioridad siempre será el paciente no el monitor y que, en el fondo, tanto el cuidador como el que recibe los cuidados, tenemos los mismos miedos, las mismas inseguridades, los mismo sentimientos”.

Marilo da charlas de humanización allá donde se lo piden, “me siento una privilegiada por el trabajo que hago. Estamos en los momentos más importantes de la vida de las personas, en el nacimiento, en el renacer de la persona ante un trasplante, en el despertar después de una operación, etc. Yo soy enfermera las 24 horas del día”.